Pastoral Comunitaria

Cuando Jesús dijo vosotros sois la sal y luz de la tierra, no dijo vosotros sois la sal y luz de la iglesia. El imperativo aplica directamente a esa encarnación, participación e impacto que en respuesta a esas características (sal y luz) los hijos e hijas redimidos deben desarrollar y promover en sus contextos.

 

C.C.S. entiende por pastoral comunitaria ese acompañamiento directo que hacemos en atención y prevención a muchas de las necesidades de nuestra comunidad como también de otras comunidades.

 

El objetivo es declarar a través de este servicio el amor y cuidado que Jesús tiene por nuestros vecinos y por nuestro entorno. Un aspecto importante de todo este trabajo, es que nada lo hacemos por proselitismo o como típicamente se hace, que detrás de una acción de misericordia hay una invitación al templo, lejos de eso, servimos a nuestra gente por amor, porque es parte de nuestra naturaleza como iglesia, ni siquiera lo definimos como proyectos; el único proyecto existente para la iglesia es la promoción del reino de Dios. La iglesia en todo lo que ella es y hace debe responder a ese llamado, usando sus recursos como instrumentos de servicio y adoración.

La articulación de la movilización del servicio comunitario se hace a través del Pastor de esta área, quien anima y motiva a la congregación en general a participar en estos alcances. Paralelamente a esta convocación cada ministerio de los casi 40 que tenemos, una vez al mes deben hacer servicio comunitario. Esta modalidad de servicio para los ministerios lo hacemos en busca de fomentar la cultura de servicio integral, de mostrar una espiritualidad y adoración atípica al modelo.

 

Esta característica especial que tiene C.C.S. la ha llevado a crecer numéricamente, pero este crecimiento no obedece a una estrategia mercadológica como hoy día se enseña, sino más bien, crecemos por el efecto de lo que hacemos y somos.


Cuando servimos a la gente con la motivación correcta, la gente hace preguntas y para cada una de sus preguntas el evangelio responde.
Nos sentimos totalmente responsables de todo cuanto acontezca en nuestra comunidad y en otras comunidades vecinas, ese nivel de responsabilidad no es motivado por un espíritu mesiánico o de sentirnos que somos la única salida para esta comunidad, pero por la ausencia y abandono de los entes religiosos y gubernamentales C.C.S. ha tenido que asumir el rol de servidumbre, lo cual nos honra, tratar de ser ejemplos del siervo sufriente de la cruz, además su invitación sobre el madero es tentadora y gratificante.

 

En este espacio queremos mostrarles algunas de las cosas que hemos hecho, organizado, facilitado, apoyado y construido.

 

Fraijanes tiene esperanza porque Jesús está presente a través de su iglesia.